Nota en Revista DOSmasDOS – ¡Veterinarias y Turnos!

“Ofreciendo turnos, la demanda se estabiliza”

Agosto 15, 2012

Aquí, un ejemplo sobre cómo gestionar -mediante el uso de la tecnología- los horarios de visita.
Por: PATRICIO JIMENEZ

Siempre es reconfortante escuchar buenas ideas y mucho más cuando las mismas se llevan adelante.

A veces la propia experiencia ayuda a encontrar soluciones.

Eso es parte del progreso, sin dudas.

En un mundo donde el tiempo -aparentemente- dura menos que antes, encontrar soluciones para ordenarse mejor parece primordial.

Este es el caso de Carolina Della Corte, una de las responsables de iTurnos (www.iturnos.com), empresa que creó una plataforma virtual desde la cual se ofrecen turnos para distintos rubros, a través de Internet.

El Ingeniero Humberto Della Corte, presidente de la firma, creador de la idea y padre de Carolina, seguramente habrá esperado varios minutos con el teléfono en su mano, escuchando el tristemente célebre: “Todos nuestros operadores están ocupados”, frase que puede convertir el humor de un monje en el Himalaya, en un español indignado por la crisis europea, en un abrir y cerrar de ojos.

Afortunadamente siguen surgiendo propuestas positivas que apuntan a transformar los problemas en proyectos y, luego, en una realidad concreta.

“La idea nació en 2005, pero recién se pudo plasmar en 2009”, le comentó Della Corte a DOSmasDOS, destacando los motivos por los cuales se inició al emprendimiento: “Creemos que la forma tradicional de tomar turnos (por vía telefónica) es ineficiente.

En primer lugar, porque hay que llamar a un número de teléfono en horarios puntuales para ser atendido.

Después, tenemos que lograr comunicarnos; que no dé ocupado.

En algunos lugares, además, quizás nos responda un conmutador.

Y cuando por fin se logra hablar con una persona para solicitarle un turno, surge otro problema: nos ofrecen solamente los horarios libres”, agregó nuestra entrevistada, haciendo referencia a que bajo esa metodología, solamente se describe parte de la agenda del prestador.

“Como ese empleado dispone de un tiempo limitado para esta tarea -porque además realiza otras- nos ofrece 5 o 6 posibilidades y nada más”, amplió.

 

Te cancelo

Sin dudas que el escenario que describe la titular de iTurnos es común a situaciones que todos alguna vez hemos vivido, pero los problemas continúan, inclusive, cuando el prestador tiene la necesidad de cancelar una cita previamente pactada: “Se contactan telefónicamente y quizás en un mal momento.

Por ejemplo, mientras se conduce un auto o se viaja en colectivo, sin la posibilidad física real de anotar la fecha y el horario del nuevo turno; situación que le impedirá -seguramente- recordar el compromiso.

Todo esto genera un proceso tedioso tanto para el que toma los turnos, como para el prestador, ya que provoca incomodidad y altos costos en uno y en otro”, detalla Della Corte.

Y agrega: “Existe tecnología disponible para solucionar estos y es en la que estamos trabajando”.

¿Cómo se usa?

La utilización de la aplicación es bastante sencilla, aunque con obvias diferencias entre la metodología a adoptar por usuarios y prestadores: “Los usuarios pueden visualizar la agenda completa, pedir un turno durante las 24 horas del día y hacer una cancelación o reprogramación en cualquier momento”, nos explica Carolina y agrega: “Además, el prestador recibe un mail la noche anterior con los turnos del día siguiente”.

Iturnos

Por su parte, a los prestadores se les proporciona un dominio Web -si es que no tienen uno propio-: “En Argentina hay más de 30 millones de usuarios de Internet, por lo que tener una identidad en la web es sumamente importante”, afirma la emprendedora y sigue: “Si ya se dispone de una página Web, tienen que agregar un enlace; y si no existe la misma, le creamos una (con su nombre, mapa del local, fotografías y toda la información que el prestador quiera destacar).

De esta manera se logra identidad en la Red”.

¿Cómo logra el prestador que sus clientes se enteren de la posibilidad de tomar turnos por esta vía?

A través del servicio, se les provee cartelería para los locales y folletos específicos para distribuir, en los cuales se detalla puntualmente los pasos que deben seguir los interesados.

Los datos que se desean comunicar a través de la agenda virtual, se pueden filtrar de diversos modos.

Por ejemplo: limitar los horarios o los días de atención.

También los prestadores reciben capacitación específica para que todo se lleve adelante correctamente.

“En 48 horas el sistema está funcionando”, asegura Carolina.

Inversión

En cuanto a los costos de implementación, configuración y capacitación, se requiere de una inversión menor a los $200 (más IVA) y luego el abono mensual (de una cifra similar) por la administración de la agenda.

“Puede ser que un prestador tenga una sola agenda (peluquería) o más (atención clínica, radiografías o todos aquellos servicios para los cuales los interesados deban solicitar un turno)”, cuenta la titular de iTurnos y culmina: “Este es un sistema que evita errores y está abierto 24 horas los 365 días del año, entre otras ventajas”.

¿Para qué ordenar la atención mediante los turnos?

Carolina Della Corte es licenciada en administración de empresas y desde hace tres años coordina www.iturnos.com.

Sostiene que ofrecer turnos estabiliza la demanda ya que un prestador suele tener momentos con mayores o menores solicitudes.

“Esas fluctuaciones desestabiliza a las empresas y genera costos mayores.

Ofreciendo turnos, la demanda se estabiliza: los clientes no van todos a las 18 horas.

Buscan por Internet cuándo hay un horario disponible y quizás puedan modificar esa costumbre, visitando los locales en horarios en los cuales los mismos solían estar vacíos”.

Otro de los beneficios es que el cliente no tiene que esperar para ser atendido: “En las municipalidades, por ejemplo, antes, para sacar registro no era con turnos y la gente se acumulaba a la mañana haciendo cola para recibir un número.

Ese lleva mucho tiempo.

Con los turnos las personas concurren 10 minutos antes de lo pactado y se terminó el problema”, asegura Della Corte.

Bajar nota en PDF